miércoles, 26 de abril de 2017

Vuelve la lluvia.

Mi barco lucha entre olas de un fuerte temporal y mi faro son esas vivencias hermosas que surgen como fantasmas en la niebla. Nadie me invitó a este viaje de palabras donde cualquiera se puede apropiar de mis sentimientos, pero también yo me emociono con los de otros y aquí seguimos, regalando palabras que trasmiten ilusión, fantasía, dolor y soñando con utopías.

Dicen que cuando los años pasan la nostalgia ensombrece los días... No, no son los años, son las circunstancias. Esta noche mientras la lluvia golpea en el cristal y el silencio me envuelve, recuerdo una ciudad por donde caminaba entre árboles que custodiaban avenidas; jardines de orquídeas de mil colores; niños jugando en las plazas; madres con carritos de la compra llenos; jóvenes con libros bajo el brazo y no corriendo entre humo... El regreso siempre conlleva un riesgo. Jamás los lugares y las personas  las encontramos en el punto que las dejamos y no regresaré porque nada es lo que fue.

Nuestro carácter se formó a través de vivencias y éstas de una forma u otra nos empujan a la hora de escoger el camino. No voy a quejarme de que el maldito sentido común con su mediocridad haya escogido siempre la seguridad ante la duda. Sin embargo, las pocas veces que mi corazón pudo al cerebro son los pequeños senderos que más huellas dejaron.




23 comentarios:

  1. FUERZA!!!! El temporal es fuerte pero va a pasar, como pasa todo
    NO SE PORQUE OCURREN LAS COSAS, solo se que hay que enfrentar lo que venga y seguir camino, llorar si lo necesitamos y luego lavarnos la cara y seguir camino con la frente en alto
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Porque el corazón está por encima de la razón a la hora deñas decisiones existenciles y eas huellas pueden ser las mejores o no,pero formaron parte de nuestra historia.
    El tiempo ha pasado y "volver" no es negativo,siempre que no nos "quedemos"anclados en la melancolía...pero esto es ...otra historia
    Besucos compartiendo sentimientos y vivencias

    ResponderEliminar
  3. Aunque mi sentido común siempre ha escogido la seguriadad es verdad que en alguna ocasión me dejé llevar por el corazón y me fue muy mal así que donde esté el sentido común que se quiten los demás sentidos......lo digo desde mi propia experiencia.Besicos

    ResponderEliminar
  4. como bien dices Alondra un rio no pasa dos veces por el mismo sitio texto lleno de emotiva alocución y en donde el corazón se presenta como el vencedor y da huella al camino que hemos vivido con la ilusión de llegar , gracias por compartirlo . desde mi blog de horas rotas cordiales saludos. j.r.

    ResponderEliminar
  5. Alboran soberbio para acompañar tu texto , ha sido un placer escucharle..j.r.

    ResponderEliminar
  6. He venido sin saber que habías vuelto a publicar así es que tendrás doble raciçon -y no será de tarta- sino de opiniones de Franziska y esto puede dar como resultado un insoportable atracón de "franziskitadas".

    En relación con el comentario que me has dejado, yo también opino que el mundo sería mucho mejor si estuviera lleno de golondrinas, si volaran sin alas y fueran "casi gallegas" como tú.

    He leído por encima tu entrada y en esas condiciones, no creo que deba hacer comentarios y además, con esa excusa, mañana retrorno, leo y comento, a fondo. He estado en Madrid esta tarde en la presentación de un libro de poesía. Mañana, tendré que madrugar pues vuelvo a ir por la mañana a una actividad de fotografía. No paro y mi pobre cuerpo de "abuelica" no me soporta.
    Me voy a dormir. ¡Hasta mañana, dulces sueños! Un millón de besos para todo lo que resta de año, tómatelos poco a poco...no te empaches.

    ResponderEliminar
  7. hoy más que leerte, te he escuchado; me ha encantado esa sensación.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu relato tan reflexivo como emotivo. Preciosas metáforas tan bien traídas al discurrir de la vida de un día de lluvia.
    Me ha dejado un poso de nostalgia, pero también la satisfacción por lo vivido.
    Inmenso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona Maria Pilar estos días no logro que mis comentarios se queden en tu blog. Eso si, al menos puedo leerte. Bss.

      Eliminar
  9. Vuelvo y ahora sí he leído con atención, querida Alondra.

    Llueve y sin embargo, aquí tenemos una sequía espantosa. Las nubes las vemos todos los días pero no llevan agua dispuesta a regar esta tierra sedienta y confusa.

    Porque sé que nos hablas a corazón abierto sino te diría que habías logrado escribir un texto de gran calidad literaria y, además, lleno de sentimiento. Aunque la calidad literaria es evidente y el sentimiento también, pero hay un matiz avidente: no se ha buscado -eso creo yo- la literatura sino que ha surgido como una consecuencia de un estado de ánimo.

    Todo lo que hacemos a lo largo de nuestra vida, es lo que creemos mejor o lo que más deseamos hacer. Nunca sabremos qué habría pasado si nuestras decisiones hubieran sido diferentes. A veces, lo que nos parece mejor y que es aquello que añoramos simplemente porque no lo conseguimos, no habría sido mejor que lo que resultó de esa carencia.

    Vivir es una constante lotería. Siempre lamentaremos momentos de nuestra vida, algunas decisiones a las que nos empujó la razón o el corazón: no hay garantía de que el otro camino
    hubiera sido más acertado.

    Hiciste lo que tenías que hacer. Eso es un hecho cierto y, para la próxima vez, siempre tendrás la posibilidad de acertar o de volver a equivocarte. Si te sirve de consuelo, esto nos ha pasado a todos y lo peor es que mientras vivamos, nos seguirá pasando.

    No creo que necesites mis consejos pero sí hay algo que sí debes procurar, es buscar motivos para reír, sí reír a carcajadas. Puedes empezar con las vocales ja, je, etc., y realizar este ejercicio tres veces por día. Te sentará bien.
    Si añades lecturas de todo tipo que sean de humor, y personas simpáticas y que no sean amigas de enrollarse -como yo- aún mejor. Reír, es una terapia muy valiosa. Huye de las noticias como de la peste porque bajan mucho la calidad del humor y bueno el colmo es que practicaras el reirte de tí misma.

    Espero que se hayan producido algunas entradas antes que ésta porque si no, tendrías que acabar
    utilizando un carrito de calmantes.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  10. De la nostalgia no se puede burlar nadie ni subestimar nadie sin que pague las consecuencias, así que mejor es darle el puesto justo que es al lado de nuestro corazón.
    Gracias Alondra por tu comentario en tigrero. Cómo te lo agradezco. Pero me gustaría que te dieras una vuelta de nuevo por allá pues metí otras fotos que no estaban cuando comentaste.

    ResponderEliminar
  11. Llueve y la mente recorre caminos más luminosos, llueve pero permancemos seguras tras el cristal, llueve aunque no sólo es agua.

    Un beso enorme, me encanta volver.

    ResponderEliminar
  12. Hola Alondra, esta mañana se me partiò el corazòn cuando entrè feliz a mi blog y encontrè tu comentario
    Lamento mucho que estès 'pisando vidrios' lamentablemente no està en mis manos poder ayudarte.
    Cada uno enfrenta como puede esa carga que la vida le diò, yo me aferro a la mùsica
    Deseo que te sientas mejor
    Besos

    ResponderEliminar
  13. My querida Alondra, te recuerdo como dice Alboran y con mucho cariño.
    Compartir es vivir, me alegra que sigas adelante regalando tu sentimiento vivo y disfrutando del nuestro.
    Un buen fin de semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  14. Apreciada Alondra
    Es muy agradable volver a leerte y poder enriquecer mi mente con tus expresiones y excelentes reflexiones.
    Pablo Alborán, hermosa canción. Tampoco pienso volver, ya no existe todo aquello que dejé atrás, ni siquiera añoranzas porque tengo que hacerme a mi actual realidad. No deseo que me envuelva la nostalgia; pongo de relieve mi lado positivo para seguir adelante :)
    Deseo que pases un maravilloso fin de semana
    Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  15. La lluvia nos trae recuerdos difíciles de olvidar.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Querida amiga: Agradezco mucho el que te hayas posado en mi ventana, hacía tanto tiempo que no sabía nada de ti...
    Volver al ayer es tan duro, y lo digo porque ya nada es igual, el tiempo lo cambia roto y el destino se encarga del resto, en fin, el ayer es añoranza y a veces no ayuda a caminar con ilusión.
    Vivamos el hoy y este momento, me imagino que tus hijos te habrán obsequiado y te habrán dado ese abrazo que se te quedará grabado en el corazón.
    He sonreído al leer el comentario que me has dejado ¿Cómo es que me dices que las imágenes de mi vídeo son eróticas? Yo me pregunto : ¿qué vídeo habrá visto Alondra? El que tengo en mi entrada se titula CARTA A MI MADRE Y sólo es piano.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
  17. eres maravilloso y aunque no veo tu cara presiento tu belleza

    ResponderEliminar
  18. El regreso muchas veces conlleva comparaciones: antes esta calle era más ancha, o más alta, o más... La nostalgia es otra cosa. Pero la lluvia siempre, siempre, es hacia adentro... aunque la podamos ver.

    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  19. Hola saludos me encanta tu entrada es preciosa y con nostalgia la que nos trae la lluvia y tus palabras me gusta mucho

    ResponderEliminar
  20. Que te puedo yo decir de temporales y más de los fuertes..solo que paciencia que todo pasa no?
    Besitos

    ResponderEliminar
  21. Llueve para empapar recuerdos que se mojan a veces en lágrimas. Los sentimientos son ríos en mi imaginación de cosas que fueron en verdad. Cae lluvia en mi ventana con lágrimas que compiten en la fuerza de gravedad y yo, indefenso a lo sensible, soy mota de polvo que una lágrima de lluvia lleva...Campos y campos verdes de vida afloran a esta primavera plena de lágrimas donde el vidrio de los ventanales y las ventanitas, los coches y las gafas, lloran recuerdos por ser la primavera fruto de la vida...

    ResponderEliminar
  22. Es que el corazón y los sentimientos hacen parte de la racionalidad también. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!